Los movimas tramitan la institucionalización de su idioma

El Consejo de Ancianos Hablantes del Idioma Movima (CADIMO) de Santa Ana de Yacuma del departamento de Beni, tramita su personería jurídica ante la prefectura, para ser una organización legalmente reconocida por la ley, reportó radio Santa Cruz de la Red Erbol. Su presidente Juan Gualima explicó que dentro de los siguientes días se contará con la documentación, para garantizar la correcta interpretación del patrimonio lingüístico movima.

Justificó que la Constitución Política del Estado (CPE) los respalda. El consejo de hablantes es parte operativo cultural de la Subcentral de los Pueblos Indígena Movima. Fue conformada el 11 marzo de 2009.

Son 70 comunidades movima con las que cuenta la provincia Yacuma del departamento del Beni.

En 1989, se organizó la Subcentral del Pueblo Indígena Movima, que alberga a aquellos que se identifican como "indígenas", la misma que está afiliada a la CPIB. El resto de la población Movima, que se considera a si mismo como "no indígena", se ha organizado, principalmente, en torno a las Alcaldías. En las comunidades, la máxima autoridad está representada por la Asamblea General y/o los Consejos Zonales, que son la reunión de los padres o jefes de familia, según un portal del ex Viceministerio de Culturas.

“El auge del caucho provocó un significativo proceso de desestructuración. Hoy, la zona es predominantemente ganadera, siendo que esta actividad está monopolizada por unos pocos Movimas que no se consideran indígenas, y por otros; todos ellos son identificados como los "patrones hacendados". El resto de los Movima -la gran mayoría-, al margen de vender su fuerza de trabajo en las haciendas, practican una agricultura de subsistencia, por ende, poco extensiva, en la que cultivan arroz, maíz, frejoles, yuca, etc. También son cazadores, pescadores y recolectores”, se lee en el documento.

Se sabe que los Movima mantienen un bagaje de creencias relacionadas con el culto a los antepasados, a los "dueños" del monte y los animales, y a los dioses del agua. Ellos mantienen conocimientos y prácticas de una magia vinculada, entre otros aspectos, con el manejo respetuoso de la selva y sus recursos, y con el mundo sobrenatural. Existen entre ellos los médicos tradicionales, que también pueden ser, a la vez, los propios chamanes, quienes mantienen su condición de tales en secreto. Estas características no han sido aún profundamente estudiadas.

Fuente: ERBOL