Calidad educativa depende de nuevas leyes

(20-ago) Varios expertos coincidieron ayer en apresurar la aprobación del proyecto de Ley Avelino Siñani, Elizardo Pérez y las otras normas de reforma educativa para mejorar y fortalecer la calidad educativa, que plasme los nuevos principios del Estado Plurinacional de Bolivia.

 

Vernor Muñoz, relator del Derecho a la Educación de las Naciones Unidas; Noel Aguirre, viceministro de Educación Alternativa, y Osvaldo Nina, del Grupo Integral, fueron panelistas en la jornada de reflexión sobre la calidad educativa, organizada por la Mesa de Trabajo en Educación.

Muñoz considera que el proyecto de Ley Avelino Siñani sentará las bases para el desarrollo educativo del país. “Me preocupa que todavía no se haya aprobado esta ley y que se trabaje sobre una reforma de 1994, que está fuera de los cambios que está viviendo Bolivia”, señaló.

Si no existe un instrumento básico como el proyecto educativo, continuó, es muy difícil que las políticas públicas tengan un asidero legal como se requiere.

El experto manifestó que los contenidos de la educación deben responden a los cambios, a las situaciones que se vive en cada comunidad indígena, que respeten las diferentes cosmovisiones, culturas y que permitan a la personas desarrollar conocimientos que no sólo sirvan para tener un trabajo digno, sino para disfrutar del aprendizaje en general, de la historia, de la cultura y la ciencia, elementos que tienen que ver con la calidad de la educación.

Muñoz resaltó que Bolivia hizo un esfuerzo importante para mejorar el presupuesto de la educación al dotar de mejores salarios a los docentes, extender la cobertura escolar de primaria, pero todavía hace falta mejorar el desempeño educativo.

La tendencia generalizada en los países en vías de desarrollo es pensar que la educación se limita al acceso y que termina con la realización de la educación primaria. “La región latinoamericana avanzó, pero descuidó sus esfuerzos en la educación secundaria, en la que se manifiesta la presión laboral de manera más contundente en los adolescentes y jóvenes”, sostuvo. En Bolivia existe un abandono desde séptimo grado y los primeros años de secundaria; que es preocupante y que debería haber un esfuerzo más sostenido para aumentar la cobertura y la atención en la educación secundaria.

El viceministro de Educación Alternativa, Noel Aguirre, dijo que desde el 2006 se trabaja en una educación para vivir bien, contenida en el proyecto educativo, a fin de que las personas puedan reconocer su identidad, espiritualidad hasta el convivir con la Madre Tierra.

Informó que el próximo año se implementará una nueva currícula, en la que los bachilleres podrán formarse no sólo en humanidades, sino en áreas técnicas, que le permita continuar en cursos superiores o dedicarse a actividades productivas. “Para esto necesitamos la aprobación de la ley, que también nos permitirá fortalecer el trabajo que se realiza actualmente en la formación de maestros y el sistema de educación adulta”, dijo.

Osvaldo Nina, del Grupo Integral, agregó que existe un esfuerzo significativo y se estima que en los próximos cuatro años la cobertura en la educación será del 100 por ciento.

Pilares del proyecto educativo

El proyecto de Ley Avelino Siñani, que está siendo socializado y tratado en instancias legislativas, establece bases políticas, económicas, sociales y jurídicas del nuevo diseño curricular para la construcción de un nuevo modelo educativo de carácter social, comunitario y productivo.

La propuesta parte del triunfo y el establecimiento del nuevo gobierno indígena. En ese marco, la propuesta contiene premisas para la construcción curricular de una educación intracultural e intercultural, además de rasgos plurilingües para la realización plena e íntegra del ser humano y la conformación de una sociedad armónica.

Desarrolla una educación práctica-teórica para generar procesos de producción propios, como factores de una formación integral de hombres y mujeres creativos, emprendedores, comprometidos, con vocación de servicio a la comunidad y al Estado. Además de una educación científica, humanística, técnica, tecnológica, cultural, artística y deportiva, a partir de saberes y conocimientos propios, vinculados a la cosmovisión de los pueblos, fomentando la investigación científica en complementariedad con los avances de la ciencia y la tecnología en todos los niveles del sistema educativo plurinacional, éstos son algunos aspectos de la propuesta que se debaten.

Fuente: Periódico cambio