Participación Social en Educación

La participación de la diversidad de culturas y diferentes actores educativos que hoy la Ley de educación N° 70 lo reconoce como parte de este desafío, refleja hasta ahora una enseñanza muy importante. Es decir, empieza a poner la presencia de muchos actores de la sociedad, tomando en cuenta que existe una distancia abismal a la participación social del anterior modelo educativo de nuestro país, donde era responsabilidad del maestro denominado como segundo padre y la escuela como su segunda casa del niño o niña, joven y señorita, eso concluía en una dirección dogmática hacia el estudiante y para el padre de familia una práctica directa del modelo mental paternalista, porque el padre de familia decía, esperemos lo que diga el profesor. En tal sentido, la sabiduría de las personas mayores, la experiencia laboral, el don y el yo del ser humano, quedaba al margen de la escuela, porque solo la enseñanza se recibía de los maestros quienes utilizaban un texto descontextualizado socioculturalmente y los estudiantes sentados en una silla complementados por una mesa escasamente; como es conocido tradicionalmente “entre cuatro paredes”.

Lamentablemente el reflejo de la 1565 (Ley de Reforma Educativa), sigue siendo una incomodidad para la implementación total de la Ley 070 y su respectivo funcionamiento de la participación social comunitaria. Usted que no tiene la travesía de animarse a opinar de la educación porque no se relaciona con su fuente laboral, porque no tiene tiempo o de repente porque no le entiende, se preguntará y cuáles serán los motivos. Correcto, usted tiene toda la razón, antes la representación de los padres de familias eran los únicos reconocidos por ley y claro quienes tenían voz y voto eran los que aportaban con hijos en la escuela y en mucho lugares quedaban sin ir a la escuela y no pasaba nada, total lo necesito para que me ayude al trabajo en el caso de los varoncitos, para terminar a criar a sus hermanitos, para el padre era obligación que el niño concluya solo hasta el nivel primario. Sin duda esa debilidad de no inducir y obligar a los padres que cumplan con ese deber de llevar al hijo a la escuela, tuvo repercusiones negativas, en el caso de las hijas mujeres sabía escucharse por medios de comunicación  radial avisos de trabajos, “se necesita una señorita para niñera se paga buen sueldo con cama adentro preferentemente que no esté estudiando” se puede suponer usted que sea su hija, su sobrina u otra señorita la que reciba esta oferta?, ese tipo de oportunidades de nuestros jóvenes y esa mentalidad de nuestra sociedad poderosa económicamente, destruyó el desarrollo social y productivo de las culturas de nuestro país.

Si antes nuestros hijos se educaban por el interés de solo dos representaciones que eran los maestros y los padres de familias, ahora esa responsabilidad se amplía como un deber de todos y todas, sin distinción de color, condiciones económicas, ideología política y religiosa, por ejemplo ante era común y corriente escuchar por los medios de comunicación esta otra experiencia negativa en contra de los derechos humanos: “Se necesita un hombre con su mujer para llevar al campo preferentemente que sus hijos no estén estudiando”; claro en el anterior sistema solo era responsabilidad del padre que el hijo o la hija salga por lo menos del nivel intermedio, esa forma de hacerse la burla de los derechos de otro ser humano era publicado y ahora sabe escucharse muy escasamente.

Ahora bien, la participación social comunitaria con la Ley 070, es diferente, porque además de tomar en cuenta a los padres de familias incluye la representación y legitimidad de los actores sociales y actores comunitarios vinculados al ámbito educativo (artículo 90 Ley de educación 070), lo que significa que todos somos responsable de la educación y la responsabilidad del padre es hasta que el hijo sale de bachiller, así que si usted amigo, usted señora o joven si escucha avisos restándole el derecho de estudiar, debería ser rechazado por los actores sociales y actores comunitarios, en el caso urbano por la FEJUVE, u otra organización que exista en una zona, en el caso rural, por las organizaciones indígenas u otras organizaciones del lugar.

Por tanto, si todos estamos consiente que la Ley de educación Avelino Siñani y Elizardo Pérez, toma en cuenta la representatividad y legitimidad, entonces podríamos decir que la educación  de antes era excluyente porque en las juntas escolares solo aparecían las personas que tenían hijos en la escuela y la educación actual reconoce la diversidad, porque en la conformación de los Consejos Educativos Social Comunitarios deben estar los actores sociales y actores comunitarios, entonces la diferencia es significativa porque ahí se puede garantizar la unidad en la educación, puede estar presente el representante de los estudiantes, del consejo docente, representante de la organización del lugar, representante de los padres de familias, otras organizaciones y por último es importante que se tome en cuenta la representación de los niños en edad no escolarizada porque debe soñarse muy pronto con una política que implemente y responda a esta edad que está considerada en la Ley de educación, usted puede comparar si es cambio de nombre de junta a consejo educativo social comunitario o es cambio de estructura; claro que es cambio de estructura y muchos confiamos que este desafío conjunto puede ser un éxito porque es posible practicar el dialogo para aportar a la educación formal, alternativa y superior.

En el caso mojeño, en toda la provincia Mojos ya se practica el funcionamiento de los consejos educativos social comunitarios de unidad educativa y por falta de recursos  económicos no hemos llegado a conformar en las otras dos provincias: Cercado y Marban que son parte del área de acción del CEPOIM como pueblo mojeño y sus variantes Ignaciano, Trinitario, javeriano y Loretano, como parte de la diversidad  de las naciones o pueblos que existen en el Departamento del Beni.

Con relación a una de las secretarias que corresponde a la posible representación de los niños en edad no escolarizada, se ha venido socializando ideas y propuesta desde la experiencias de programas con UNICEF, y proponer posibles políticas que puedan ser útil desde una  política de estado, por ejemplo, para la atención de esta edad se debe garantizar un programa que ya se está poniendo en práctica como una política del municipio de San Ignacio de Mojos denominado “Programa de Desarrollo Integral Infantil” (PDII) compuesto por un grupo de jóvenes que se capacitan específicamente para transmitir información acerca de los derechos que tienen los niños y niñas de esta edad, los deberes que tienen los padres, el cuidado en la nutrición  y motricidad de los pequeños. Con esta experiencia, los participantes de las unidades pilotos o experienciales, proponen que una de la sexta secretaria de la directiva de los consejos educativos social comunitarios de unidad educativa se llame Secretaría Integral  Comunitaria no escolarizada.

Desde estas importantes líneas es posible hacer un análisis y reflexionar haciendo una mirada crítica y verdadera, valorando las capacidades experienciales de los pueblos indígenas del país en particular de los mojeños, entendemos que escribir es parte de los cambios de antes, el de expresarse al público es haber perdido el miedo que había antes, el proponer desde los propios necesitados no tiene la misma esencia de las propuesta de antes; si existen estos cambios en la educación es gracias a la visión de las diferentes naciones o pueblo indígenas del país, tenemos que agradecer a los pasados líderes que nos enseñaron a distinguir el proceso de asimilación, aprendiendo – haciendo, aprender a escuchar, respetar a la naturaleza, estos aspectos espirituales han sido los conductos pedagógicos que han ayudado a diferenciar la educación de antes y el enfoque de la educación de hoy.

San Ignacio de Mojos, abril de 2014

Etiquetas